Desnúdate para defender la vida

a9b2a3bc5356a8e8225284124e953a33

Cuando de sueños se trata, me paseo desnuda de la mano de un oso recién adoptado y vestido de fucsia que me mira de igual a igual y me quita el collar de paseo porque no le gustan las cadenas.

¡Maldita esclavitud la de los que razonamos!

Es el momento para que todos los que fanfarroneamos con ser constructores de buenas obras, abramos las puertas del palacio de la bonanza y dejemos de mirar la esmeralda que engarzamos en nuestros ombligos. No hace falta someter para destacar. El éxito para conseguir que la gente baile al son de tu música no depende del volumen de tu gramola, tienes que ser buen intérprete. Es la hora de dar, de bajarnos los pantalones y entregarlos a quien los necesita. La generosidad es entender qué escasea realmente en la vida del que precisa de ti. Quizás sea la ocasión de regalar lo que usas.

Desnúdate y camina por el barro, descifra los intríngulis de las vidas que están pasando por un laberinto de impotencias, empatiza, no actúes con pena, ponte en su lugar y seguramente los resultados por fin se desencadenarán eslabón a eslabón.

Sin intención de dar cátedras, mientras escribo aprendo de mis teorías, porque también tengo que poner en práctica mis discursos de chica buena, adquirir compromisos y continuar defendiendo LA VIDA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s