Cuéntame un cuento

6f7774db6d1bbad624289b2abd741242

En esas noches en las que borneamos en la cama y parpadeamos sólo cuando un mosquito hace una visita por nuestro semblante, con mi Xavito inventamos cuentos.

Él opta por narrarlos siempre en el mismo escenario, La Vilavella, y los protagonistas son frutas y verduras animadas que tienen un acento valenciano casi tabicado cuando pronuncia las “eles”. Así es que Vicentica la lechuga, Paquito el pepino, y otros grandes personajes aparecen en mi habitación avainillada. Eso sí, debo reconocer que la tomaca María Lluisa es mi preferida. Me encanta pasear por las calles de su pueblo natal, mientras imaginamos que desaparecen las tradiciones del maltrato y los ánimos se izan con canciones y un tobogán de plátanos.

Al final, terminamos en un colchón de alborozo, nos cepillamos el sueño con un beso amartelado y desvanecemos la conciencia hasta que, a la mañana siguiente, un rayo de vida nos da golpecitos en la espalda.

Juega con él, juega con ella, no hay más secretos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s