Quiero con mi mamá

llorona

Muchas veces tienes ganas de soltar un grito gigante a través de un embudo, para que cuando llegue a la parte fina se minimice el alarido, se convierta en susurro y todo vuelva a la normalidad.

Sabrás disculpar mis días sin lalolilolaes, y aunque todas mis teorías siempre las tengo en práctica, también aprendí a tomarme mis permisos para esconder la sonrisa y sacarla a pasear cuando mis cosquillas interiores no me dejen mantener la boca cerrada.

Hoy tengo una revolución de leones asesinados, de tecnología que me reta a muerte, pueblos que tienen hambre, sutilezas con maldad, fallos que no me perdono (aún), hormonas que juegan a la escondida con mi humor, riqueza en modo pobreza, y ganas de hacer una reunión de “cerebritos” consagrados para insultarles la soberbia, lustrarle los zapatos con saliva y atarles los cordones entre sí para verles caer cuando den el primer paso; habré preparado un colchón de toros muertos con los cuernos hacia arriba. #QuieroConMiMamá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s