Soy transparente pero no como cristales

soy transparente pero no como cristales

A veces te encuentras con personajes por la vida que te marcan de alguna manera, por lo entrañable del recuerdo, esos que cuando llegan a tu cabeza te cargan el lagrimal de purpurina. Otros en cambio, te vienen a la cabeza y correrías al estante de la ropa deportiva a coger los guantes de boxeo, pero una es anti-violencia, y aunque tengo el instinto, también tengo un chip que se llama “Eres una dama”.

Por supuesto que hacer menciones o etiquetados sería muy inoportuno y rompería con la diplomacia que aprendí en el curso de ceremonial y protocolo hace años… 

Me sonrío, porque aún no puedo creer que me sigan ofreciendo colaboraciones de trabajo a cambio de futuros logros que ni con vista de águila imperial tienen mi confianza. Lo que me cuesta entender es cómo vive la gente que vende su negocio a través de colaboraciones, cuándo pagan las cuentas, ¿quién es el Robin Hood que les provee las patatas de sus cazuelas?

Mi lalolilolalolailoleré es para los que valoran el trabajo de los demás, de los que toca a la puerta porque los necesita, para los que son capaces de defender la posición de sus empleados y resiste contra los vendemotos que se hacen llamar “expertos”, “gurús” y “multiplanners”; lilolaloleo por los abiertos a los cambios, los que confían, y un lalolilolaleré gigante para los que son capaces de despedir a un cliente tóxico antes de que ese ingreso se transforme en egreso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s