Mis tesoros del San Rafael

10308154_10203703826707512_5174354579635832512_n

Hay momentos que llenan de Sugus el alma.
La vida es un montón de cosas, excepto dura, la vida está llena de momentos que te acarician y hacen que cualquier roca que se pose en tu camino se convierta en un túnel que te une con aquello que quieres.

Hoy las ví queridas, cinco años de mi adolescencia se presentaron ante mi como si el tiempo no hubiera pasado, me reencontré con unas miradas que no había olvidado, sonrisas, carcajadas y voces que me hicieron estallar los ojos de emoción.

Voy a ir por orden alfabético, porque eso también lo aprendí en cada una de las horas en que sonaban nuestros nombres para que demos un presente, incluso, el de alguna que no lo estaba. Como hoy, que las ausencias se hicieron presentes con el recuerdo. ¡A firmar los delantales una vez más!

Adriana Magro: Una bella a la que siempre admiré. Por tu saber estar, tu adultez, aún cuando era tiempo de remontar globos en el recreo.
Alejandra Bruno: Tu voz calmada y tu cara de sufrir hasta de risa. Me encantaban tus reacciones, y hoy te vi igual, igual de buena, y con los mismos ojitos de oso panda que me pueden.
Alejandra Magliano: Tengo ganas de recordar tu mirada distraída y ese bendito ¿Qué pasó? que me suena en los recuerdos como un disco de 45.
Ana Valentin: Belleza exótica que me sorprendió por tu conserva en formol del bueno y porque descubrí una mirada emotiva que me abrió el corazón para meterla en esos rincones que consideras favoritos.
Andrea Celendano: Mi rulitos que el viento dejó lisos pero que aún tienen TODA la onda, porque te reís con los ojos, porque tu Z se me quedó marcada en mis latidos en cada abrazo que me das.
Andrea Di Silvestre: Eres tan nívea y frágil a la vista y tan fuerte al tacto que casi puedo decir que tienes la fórmula para triunfar en donde te lo propongas.
Carina Guevara: Tan hermosa, una voz que siempre me impuso respeto, pero que se desarma ante cualquier chiste, una mujer con mensaje, con ganas, con papeles amarillos que derritieron mis sentimientos…

Lloro, mientras escribo me seco las alegrías y me sigo inspirando en ustedes, y lo digo en Argentino, y se me van los acentos foráneos, y me siento cerca de lo que me hizo. Mis años con ustedes fueron una cesta de fruta fresca que devoramos juntas a medida que maduraba. Fuimos y somos, ¡claro! ahora somos, somos otra vez y nunca dejamos de ser. Juntas, en grupos, con hijos, maridos, novios, perros y amores de la vida, somos la esencia de aquel entonces.

Elvira Gutierrez: Una gacela que se ríe cuando te mira, me clavaste el saxo en ese que palpita con la música, tu voz, la recuerdo igual, dulce y risueña.
Gabriela Ventre: La misma divertida y carcajeante señorita que me despidió en el 86 con ganas de comerse el mundo. Atrevida y participativa como siempre, sos la que me lleve, sos la que tengo.
Laura Gesto Rial: Tus ojos,tu pelo, tu presencia, tus “s” y tu convicción siguen ahí, como cuando defendías tus ideas y las conservabas porque lo sabías. Te veo igual, me encanta verte segura, bailarina y divertida.
Marcela Sacchetto: Encantadora, con esa mirada viva que explica hasta la creación del universo, tus manos son de mimar, tu cara de entender y tus gestos de apoyar.
Marce Spina: Te volví loca y ahora me volvés loca vos a mi, con tu oleaje marino de buenas vibras, tu espiritualidad, tus ganas de ayudar, porque sé, sin dudar ni una pizca, que te hace feliz ver felices a los que te rodean. Sos mucho. Sos Grande.
Marilú Vecino: Tus ausencias son tan presentes… te recordamos, te recuerdo, y te hemos nombrado tantas veces, muchas dicen que hay cosas que de no ser por vos, sus vidas no serían las mismas. Codo a codo sufrimos pruebas y entregas de carpetas, tus silencios me daban miedo y tus sonrisas me llenaban de tranquilidad los adentros.
Marisa Lobosco: Tu cabecita hacia abajo sigue intacta, esa que indica “vení que te voy a ayudar”, qué acertada elección tu carrera. Cualquiera que esté a tu lado se siente protegido.
Nora Viscovig: Mi traviesa muñequita de recreos, de mimos con las uñas que recuerdo como si fuera hoy. Sos las risas que se llevan y se escuchan en momentos bajos, porque son curativas. La que todo lo arregla a la voz de “Aura”.
Patricia Veronica Porcu: Mi flequilluda hermosa!!! El reloj es un cabrón, pero lo hemos combatido. Nada ha cambiado, la complicidad, el cariño y tu abrazo me han desmayado en el tiempo, me desperté y ahí estás, atrevida, fuerte y con ganas de amor y de darlo sin temor.
Rosana Nieva: Mi conejito tierno, susurradora de cuentos para dormir tranquila, a tu lado todo es remanso, hasta que sueltas una buena serie de carcajadas que enamoran a quien pase por tu lado. Sos “La Ro”.
Sandra Gabriela Rodriguez: No sé si lo sé, para mi siempre fuiste la representante de la organización, una calma escondida en un equipo de seguridad, una maga del saber protegida por un traje de perfil bajo y humilde que siempre miré con admiración.
Silvina Nicolosi: Siempre fuiste para mi un peluchito de algodón de azúcar, y hoy descubrí que lo seguís siendo. Que tenés la misma carita traviesa y amorosa que deja ver el corazón gigante que abriga de abrazos.
Silvina Sanchez: Clara, muy clara, me encantaba escucharte leer en inglés, y te escucho en castellano y también me encanta. Tenés palabras justas y eso es un poder de superhéroe.
Sonia Mugerli: ATENTAAAAAAA, todo junto y en mayúsculas, la servicial, la que sufre por los demás, la que cuida y destaca por ser tan entregada.
Susy Ali: La vida tiene muchas vueltas y mi recuerdo es una hermana con la que reí, lloré y dormí, con la que me uní y me alejé, pero la familia tiene esas cosas. Nunca olvidaré cuando en el banco nos agarrábamos de las manos para unir energías y lograr que no nos llamen a dar el oral. Y más, mucho más.

Quiero decir que las quiero, que son parte importante de mi vida, las vea o no las vea lo son, necesito recordar cada tanto nuestras ferias del plato, las imitaciones a los profesores, las amonestaciones que nos afirmaban como traviesas, pero más buenas que el pan de pizza.

Vendrán más encuentros, o no, yo las disfruté y las disfrutaré SIEMPRE, porque este camino que comienza con la vida me regaló a unas divas que se convirtieron en amigas, compañeras, mamás, princesas, trabajadoras y especiales mujeres que quiero con todo mi corazón.

¡Gracias, gracias y gracias!

11044561_10203703824427455_5519187107202346899_n

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s