¿Puedes decírselo?

hasta el final

Puedes decirle que mis mañanas de pecho y espalda, para un lado y para el otro no serían las mismas.
Puedes decirle que cada vez que respiro reservo oxígeno por si lo necesita.
Puedes decirle que mis manos no requieren cremas humectantes para estar enteras, sólo necesitan las suyas.
Puedes decirle que nadie me lee como él, y que mis oídos necesitan su voz para estar limpios.
Puedes decirle que la mar se seca si no está dentro de mi océano.
Puedes decirle que no cierre los ojos porque se me apaga el universo.
Puedes decirle que mis principios y mis valores se enriquecen a su lado.
Puedes decirle que mis caderas bailan con cada caricia suya.
Puedes decirle que mi intención es tener todas estas sensaciones cuando mi cuerpo esté lleno de los surcos de la experiencia y mi aptitud locomotora esté pidiendo permiso para una retirada.
¿Puedes decirle a mi Javier Portalés que esto es para él?

2 pensamientos en “¿Puedes decírselo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s