¿Ya estás con el síndrome de la silla vacía?

La silla vacíaRecuerdo aquellos tiempos, cuando existían los trabajos en relación de dependencia, en los que te ibas pensando que volvías y te encontrabas con un —Verónica, tenemos que hablar…

Después de 28 años trabajando, he pasado por ‘el empleo de toda la vida’, ‘el de medio día’, ‘te probamos un mes’, ‘eres el mejor pero tenemos que tomar una decisión’ y el que finalmente me está indicando que he tomado una buena resolución sobre mi vida laboral.

Ahora pertenezco al grupo ‘No tengo un duro, pero sé que valgo’, en ese me encuentro como en una hamaca paraguaya, cómoda, me balanceo, puedo caerme, pero depende de mi y de mi equilibrio.

Me cuesta mucho la labor comercial porque no sé venderme, tengo plena seguridad en lo que hago, pero ponerme el cartel de venta me inquieta, y a los dos minutos me estoy regalando. Facilona que le llaman.

Esa silla con la que soñaba, ese lugar que cuidaba durante todo el año y temía que fuera arrebatado en quince días, esos sustos que compañeros un poquito malignos te daban durante las vacaciones, cuando te llamaban y te contaban con voz afable que ‘La Plana Mayor’ estaba con ganas de decapitar; todo eso, ya no es un problema para mi (tengo otros mejores).

El lunes tendré unos días de descanso total, no habrá malvadillos, mi silla estará en la misma posición en la que la dejo, incluso más cómoda. Con esto no quiero decir que os lancéis a emprender por vuestra cuenta porque la vida se convierte en un bote de caramelos de fresa, NO. El mensaje es que mi vida está mejor así, cada labor es un mundo y hay que bregar para que sea lo mejor que tenemos, lamentablemente es lo que se lleva un gran porcentaje de nuestras horas de energía.

El lalolilolalolailoleré de hoy es para Diana, con la que hemos logrado el equilibrio, y cuando una se excita demasiado, la otra se sienta del otro lado del balancín (sube y baja) para darle armonía; para mis clientes que son muy muy grandes y elegidos; para todos los que habéis hecho resistencia a un sistema que no piensa en los que durante el año cuidamos empresas como si fueran nuestras; y para los que por el motivo que sea tenéis que seguir luchando dentro, sabiendo que se abusan de tu buena voluntad. ¡Que no se note en tu vida! ¡Actitud para llevarlo de la mejor manera!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s