Jugando a ser mayor

jugando a ser mayor

¡Ya eres mayor nos dicen! ¿Eso significa que ya no deberíamos quemarnos cuando salpica el aceite, o que tenemos el acceso a una máquina detecta engaños?

El ser mayor de edad habla de otras experiencias, de las sensoriales, de las de saber si ese dolor de cabeza es nuevo o es el de siempre, ese que con la pastillita azul se va. Tener más años nos debería acercar a permitirnos cosas, a regalarnos muchos más momentos “Hoy quiero que me mimen”, “Puedo llorar si me da la gana”, “No tengo ganas de”, y muchos “Lo voy a hacer”.

Se tiene más desparpajo a partir de los 40, los minutos parecen más cortos por eso de las “responsabilidades”, pero hay cosas que siguen siendo como a los 15.

Gestiono grupos de amigos desde hace más de 15 años, y la experiencia me dice que la edad no cambia nada, en absoluto, solo un par de insolentes cabellos blancos y unos caminitos nuevos en la cara; lo demás, es el vivo reflejo de quienes éramos de pequeños.

El miedo al rechazo es uno de los monstruos más presentes. Mujeres que siguen pensando que si no muestran sus divas lecheras no son nadie, que si no hablan con palabras típicas de la boquita de una dama como “lavadora”, “plancha”, “cena” y “sexo” será difícil que le presten atención. Escucho mi pensamiento al querer escribir sobre estas generaciones y siento como si hablara de hace 200 años, sin embargo, cada vez que estoy moderando estos grupos, vuelvo a comprobar que nada cambia. Leo frases que me abren los ojos como dos lichis, tales como “si no pones una foto provocativa nadie te hace caso”. ¿Y quéeeeeeeeeeeeee? me pregunto ¿qué pasa por que no te hagan caso? ¿Te vas a tirar desde el décimo para que escuchen el ruido que haces y allí definan que eras una gran persona?. No te infravalores hermosa señora, nadie mejor que tú para saber lo que vales. Ellas y ellos que celebren sus propios juicios, que reflejen sus vidas en el espejo que les quepa, pero no permitas que miren el tuyo. Primero tú.

Los hombres, solo se proponen ser jurados, decidir si “está buena”, “agrégame a tu lista de amigos guapa” y enviar canciones románticas, porque alguien les dijo que a las mujeres solo nos gustan las rosas, los bombones, las joyas y los vestidos. Parece que nadie les informó, aún, que sabemos de guerras, mecánica, informática, deportes, salud, cine, música, arte, que tenemos intereses en muchísimas cosas más que los escaparates y si salimos de viaje nos importa la cultura y no salir de compras.

Estoy generalizando, pero la fauna cuarentocincuentona está más o menos así. Mi experiencia es con España y continente Americano, pero que sea TAN general asusta. Hay un patrón que no se está modificando y aprietan las costuras. Me encantaría gente que por fin se de cuenta que “all you need is love” y que comience por el propio.

Mi lalililolálolailolerélolai es para los que se quieren hasta los gestos y saben que son humanos, los que entienden que “amar es dar y esperar y si no recibir será ir” (que en indígena significa que si no recibes lo que necesitas ¿para qué mantenerlo?). Para los que intentarán quitarse esas ideas de lo que nos enseñaron que era ser una pareja y diseñarán su idea propia, la bocetarán y la construirán con puro amor.

Un pensamiento en “Jugando a ser mayor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s