Te enseñaron a ser princesa y tú querías ser Batman

Princess Batman

Te enseñaron a ser princesa y tú querías ser Batman. Te embadurnaban el cuerpo con extractos de vainilla y maderas de oriente y a ti te encantaba el aroma de césped recién cortado, la tierra húmeda de abriles copiosos y los empanados con arena y algas.

Te pidieron que cuelgues camafeos en tu cuello, que las perlas brillaran más que tú, porque eso era lo importante en una mujer, diez dedos cubiertos de metales preciosos te harían más relevante en un mundo de hombres poderosos. Pero tú querías ser Batman.

Las uñas limadas para proteger los rasguños en las medias que te cubrirían las piernas y te las convertiría en el gran atractivo cuando llegaras a esa entrevista de trabajo. Esa noche duerme con los rulos puestos, bigudíes o trapillos para ensortijarte el largo cabello recién tintado. Seguro que el hombre que te reciba te dará ese puesto. Y tú solo querías demostrar tus súper poderes.

Hoy eres Batman, porque supiste que tus valores de bella dama no tenían que ver con tu cara, que los cristales de colores solo atraen a los ignorantes de la inteligencia, que esos tacones de veinte centímetros solo te hacen concentrar en un dolor en la planta del pie que tienes que combinar con una sonrisa en la cara y no te dejan ser tú.

Hoy sabes que Batman no es un hombre, sabes que es aquello que querías ser y que te ayuda a definirte, que te ayuda a protegerte hasta que esta puta sociedad entienda que hay princesas que prefieren ser felices antes que tener un trono tallado a mano y engarzado con piedras preciosas. Hoy tienes la cara con el maquillaje que tú consideras necesario, los abalorios son tus ideas colgando de tu cabeza. Rebozas de energía porque te has conocido, tienes tu propia baticueva y allí decides cuándo es el momento de actuar. Has cortado los hilos de un titiritero egoísta y tradicional que solo hacía que enredarte.

Batman eres tú y son ellos.

Mi lalolilolalolailoleré es para todos los que alguna vez deciden instalar una baticueva en su cerebro y la utilizan para tomar decisiones propias; para las que entienden y no confunden femenino con un puñado de “o seas” que no les permiten pensar; para los que están educando para la felicidad y NO para “ser alguien” (siempre se es alguien) Para las que se ponen un vestido rosa por encima y un traje de neopreno por debajo; y para todos los Robin que antes de salir se han planchado una corbata y siempre estarán a su lado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s