La mirada es la prueba del algodón

miradas

Hay miradas que te cuentan cosas que los labios no se atreven a decir. Muchas veces, soltamos un diccionario de palabras en una conversación, y sin embargo, de todo lo que decimos y nos dicen, se nos queda solamente “esa mirada”.

Me gustan las miradas cómplices, las de “me divierto contigo”, las que te anuncian algo que te sorprenderá, hay muchas que dicen “tengo miedo, necesito ayuda”, y otras que te declaran amor a más no poder.

Algunas llevan mentira, envidia, celos, bronca… Esas son las que taparía con un pañuelo blanco e intentaría que, hasta que no se quedara negro, teñido por el sudor de su negatividad, no se lo quitaran. Pero no es malo descubrir miradas, no engañan NUNCA, si conocemos muy bien las propias, jamás podrá engañarte una mirada.

Mi lalolilolalolailoleréeeelolai es para los que se ponen gafas de sol y se las quitan cuando van a conversar contigo, para los que tienen unas de ver de cerca y otras de ver de lejos, me resultan entrañables; para los que se les llenan los ojos de lágrimas hasta cuando, en la novela de la tarde, Anabela Manuela se queda ciega.

Quiero cantar también por los ojos de los animales, que también nos hablan con la mirada, y sobre todo, por la mirada de los que los entienden y hacen algo al respecto. Canto por la mirada del hambre y del desconsuelo, y lanzo lalolilolás incansables y hasta quedarme sin voz por aquellos que siempre me están mirando, porque sin ellos, esto que escribo no tendría sentido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s