Manual para cuidar a mi Marido

manual para cuidar a mi marido

He decidido hacer un manual de procedimiento para que podáis consultar cuando viaje y deba dejar solito a mi Principito. Dejarme a mi Xavito por la península no me gusta nada, lo extraño tanto que necesito que me lo cuidéis.

En qué consiste esto:

  • En dejarlo libre, él es un hombre con alas que necesita que lo dejen “no hacer nada” así que si lo invitáis a sitios y no va, no os preocupéis, él disfruta mucho del sofá lleno de mantas y cojines de colores, las pelis, documentales del espacio, el mar y nuestros niños peludos.
  • En alguna ocasión dirá que sí, le cuesta decir que NO, para eso estoy yo generalmente, así que igual lo convencéis. Entonces, evitad llevarlo a sitios donde no tengan tortilla de patatas, él la adora y cada tanto necesita un buen bocata con alioli. El Noucafé es su sitio preferido y donde se siente bien, no fallaréis si le decís la palabra mágica.
  • Le encanta desayunar en el Voramar los domingos (dato importantísimo), zumo de naranjas, tostada de baguette con aceite de oliva, y seguir durante toda la tarde para ver como se pone el sol, eso sí, que no le falte un Bombay con tónica y mucho limón exprimido.
  • Los días de semana trabaja mucho, de ocho a ocho, así que llega tan cansado que la energía que le queda es para pasear a los perritos y abrirse un bote de lentejas para cenar.
  • El armario de la oficina quedará lleno de YATEKOMO de verduras, así que sus mediodías serán muy orientales y de fastfood, con eso quiero decir que si un día os lo queréis llevar a Muerde La Pasta no lo descartará (Por este punto me reñirá)
  • Los fines de semana adora desayunar en la terraza, cruzarse a la playa con un libro, hacerse una ensalada de col y un arrocito, abrirse una botella de vino con unos trocitos de queso, olivas y un puñado de papas fritas. Duerme una siesta de sofá que a veces se alarga, y aunque se despierte, le gusta quedarse allí con su iPhone mientras envía tweets y socializa virtualmente.

Espero que con estos puntos tengáis suficiente para cuidármelo, ¡¡¡es tan fácil tenerlo contento!!!. Por eso lo extraño mucho, porque no necesita grandes cosas para vivir, porque disfruta de lo que tiene y de lo que no tiene, porque tiene una mirada que me traspasa, porque grita cuando habla y aprieta el envase del dentífrico en la mitad. Lo extraño porque no estará esa mano por mi espalda por las mañanas cuando me duele el ciático, porque no tendré ese ¡Uyyy estás volando de fiebre Dranitaaaa! (Un juego que tenemos entre él y yo), lo echo tanto de menos porque ese cuento por las noches me faltará, sobre todo el de la pera Vicentica y el Plátano Josep…

En fin, sed buenos y dormid con un ojo abierto que cuando no esté se os presenta trabajo extra: Cuidar a mi Xavito.

Gracias amig@s queridos!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s