Queso de almendras y Dulce de Membrillo

Hoy es mi cumpleaños, y por ello, con mi Xavito quisimos festejarlo de una manera especial, que digo especial, fantástica. Lo hicimos preparando un queso de almendras, con las almendras del huerto de Manuel y los fabulosos membrillos del jardín de Mauge.

Lo hemos disfrutado en un desayuno/almuerzo pleno de Mmmmms y suspiros frente a un mar gris y una neblina de velo de novia que nos abrazaba en un romántico sábado por la mañana.

Claro, querrán la receta ¿verdad? Pues allá vamos.

Queso de almendras (100% vegetal)

Hemos pelado unos 350 grs. de almendras, es la parte más costosa porque las hemos remojado dos veces en agua bien caliente para poder quitar la piel con mayor facilidad. Luego, las mezclamos con tres partes de agua y las lanzamos a la licuadora, alternando dos velocidades hasta que la almendra se volatilice. Hemos pasado esta leche por un tamiz de tela y “ordeñamos” para sacar aproximadamente un litro de leche de almendras. A la pasta fina que va quedando en la tela se la separa y se le añade una cebolla morada pequeña y un tomatito triturados, sal a gusto y pimiento ahumado La Dalia (está en Alcampo). Luego le añadimos levadura de cerveza en escamas hasta que se engorde un poco la mezcla. Por último aceite de oliva del bueno, del que huele. Se amasa hasta que tome una textura en la que se pueda poner en uno o varios moldes a los que habrás untado con un poco de aceite. ¡A la nevera! Unas horas hasta que se deje comer.

Dulce de Membrillo (muy fácil)

En este caso utilizamos siete u ocho piezas de membrillo, le hemos pasado una esponja limpia bajo el agua para quitar bien la pelusa que suele tener cuando viene directo del árbol. Se cortan en cuatro cuartos y se quita la punta, el corazón y la flor. Una vez limpios, se ponen a hervir, cubiertos de agua hasta que se pongan muy blanditos.
Se dejan enfriar, se escurren bien y se pasan a una nueva olla en la que se pondrá el mismo peso de azúcar que de membrillos escurridos (yo le puse bastante menos y no he echado a faltar el dulce), en mi caso fue a ojo porque no lo quería tan dulce.
Se va removiendo con cuchara de madera durante la preparación (unas dos horas) para que no se pegue.
Cuando toma el color del que vemos en el supermercado lo sacamos del fuego y lo ponemos en bandejitas de papel de aluminio. ¡A dejar enfriar y comer!

4 pensamientos en “Queso de almendras y Dulce de Membrillo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s