Mi mamá, una Heidi bonaerense en Capital.

Mi mamá nació en el campo, ella es una mezcla granos de trigo y leche de vaca, perfumada con eu de
toillette de Yves Saint Laurent (el perfume París la vuelve loca); una señora servicial, curiosa y muy muy amistosa (aunque ella ignora esas cualidades, cree que no le es fácil hacer amigos…)
Nació en una ciudad -Pueblo bonaerense, que se llama “Las Flores”, iba a decir el año de nacimiento pero creo que se enfadará conmigo, es muy coqueta, y como no aparenta la edad que tiene, se dá el “lujo” de bajarse una década.
Yo la llamo “SOL”, porque es brillante, tiene luz y la sabe explotar, no para de hacer cursos de lo que se le cruza, ella puede hacer los mejores bordados sobre paños de colores y los transforma en almohadones, modifica una cortina y por resultado le dá un vestido de fiesta, del inglés se ocupó de saber más allá del “yes”,la informática es un campo que ya no la doblega y ahora, lo que le faltaba, ¡¡¡está estudiando teatro!!!.
Esto es un capítulo nuevo que en mi puta vida (que no es lo mismo que vida de puta) pensé que lo iba a ver. Me explico: ella vivió siempre queriendo ser artísta, comenzó con su voz melodiosa y afinada cantando para sus dos orejas, las canciones de Lolita Torres, coplas españolas, que le quedaban como anillo al dedo, pero tenía una vergüenza absoluta. Quemó sus ansias de ser artísta casandose con un actor, mi papá, claro está. Cuando mi papá inclino sus aptitudes artísticas a la política, nací yo, una pequeña artista en potencia y como no, cantante. Se subió imaginariamente a todos mis escenarios y transpiraba todo el recital cantando como si fuera ella.
¿Qué pasó?. Yo me vine a España y mi papá ¿quién sabe en que piso de nubes andará?; entonces a ella le renació la artista, y ahí está, haciendo obras teatrales clásicas por el barrio, sin miedos, sin fármacos jejeje, ella solita interpretando y soltándo todo aquello que siempre soñó. Me encanta, me enorgullese porque es una luchadora, una incansable de la vida.
No es porque sea mi mamá pero es la mejor la cabrona, no le tiene miedo a nada, ella es quien me metió en el pensamiento metafísico y la que me inició en eso que hoy yo le llamo “jugar a vivir”. Hizo que mi vida sea más fácil y como yo quiero, que no responsabilice a los demás de mis actos y me haga cargo de ellos sin quejas, es quien desde pequeña me hizo vivir la música, disfrutarla e incorporarla a mi vida como algo vital. Es mi mamá, ¿hace falta más?…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s